Francisación, estudios y empleo.

Increíble, mi último post fue sobre la llegada de la primavera y ya estamos, de nuevo, contando los días para el fin del invierno. Es sorprendente todo lo que ha pasado en nuestras vidas desde entonces. Hay tanto que contar que trataré de hacerlo, en lo posible, en orden cronológico.

Tal vez sea la menos indicada para explicar acerca de la francisación porque mi experiencia y la de Rodo en el tema es casi nula. De todas maneras voy a compartir lo poco que sabemos acerca de ella.


Como saben, nosotros llegamos el 29 de octubre a Sherbrooke. Al día siguiente en la mañana fuimos al Ministère d'Immigration et Communautés culturelles Québec (MICC), donde nos entregaron los formularios para solicitar la admisión a los programas de francisación. El formulario lo entregamos una semana después, aprovechando que teníamos nuestra cita de bienvenida con un funcionario de allí. Sobre la francisación no tuvimos novedades sino hasta finales de noviembre en que nos llegó una carta citándonos para la segunda semana de diciembre a dar el examen de clasificación.

Para ese entonces yo ya me encontraba trabajando y opté por seguir haciéndolo, en lugar de dejarlo por la francisación; primero por razones económicas y segundo porque en el trabajo igual practicaba francés 8 horas al día.

Rodolfo, que aún buscaba trabajo y no había comenzado trámites para estudiar a esperas de iniciar la francisación, acudió al examen. La primera parte del mismo consistió en una entrevista en la que le hicieron preguntas muy generales sobre sus datos y formación. Luego lo llevaron a otra habitación donde tuvo que hacer dos cortas redacciones sobre temas sencillos (un accidente en bicicleta y una carta de reclamo). En la misma habitación había otros dos inmigrantes latinos que tenían un examen distinto al de él. Aparentemente tenían que hacer la descripción de un dibujo (una vaca), no lo tenemos muy claro porque, como podrán imaginarse, Rodo no vio con detenimiento el examen de las otras dos personas.

Le dijeron que esperara la respuesta y no fue sino hasta los primeros días de febrero que recibió una carta anunciándole la hora y lugar de su primera clase de francisación. Su curso fue en el Cégep de Sherbrooke; el horario era de 8:00 a 16:00; la subvención semanal que recibiría seria de 100$, aproximadamente, y había sido ubicado en el último curso nivel intermedio.

El primer día de clases regresó con sentimientos encontrados. Por un lado, estaba contento de haber comenzado, ya que de alguna manera esta espera postergaba otros planes de estudio que tenía. Por otro lado, estaba un poco decepcionado porque sentía que el nivel de francés no era el adecuado para él, sabía que tenía un mejor nivel que el resto de la clase y no se sentía muy desafiado con lo que estaban haciendo. No estaba en un error, la semana siguiente lo pasaron al nivel avanzado donde, al segundo día, la profesora le dijo que consideraba que su nivel de francés era muy alto para lo que estaba programado en la francisación y le recomendaba seguir sus estudios de francés en el microprograma de la Université de Sherbrooke. Por supuesto, le dijeron que podía quedarse si era lo que deseaba. Rodo estuvo de acuerdo en que no aprendería mucho, así que, en cortos 7 días de haber asistido, terminó la francisación.

En los últimos días de su francisación, Rodo conoció a otro estudiante que había sido reubicado al último curso nivel avanzado, quien resultó ser marroquí. Como saben en Marruecos lel francés es lengua oficial, pero lo más gracioso es que el chico había vivido y estudiado por muchos años en una universidad en Paris, tanto pregrado como post grado. Curioso, Rodo preguntó a uno de los funcionarios de una de las organizaciones que ayudan a los extranjeros, el status de la francisación dentro del sistema educativo; éste le indicó que la francisación no estaba dentro del sistema educativo en Quebec, sino a cargo del Ministerio de Inmigración, razón por la cual no se le exigía los estándares educativos regulares y no se requería que sus profesores lo fuesen de profesión (plop!).

De leer los hechos notarán algunas debilidades del programa de francisación. El principal de ellos es que el examen de clasificación debería, a nuestro parecer, ser un poco más efectivo en clasificar a los estudiantes y, así, evitarles una espera innecesaria. Si a Rodolfo le hubieran dicho en diciembre que su nivel era muy alto para la francisación, habría iniciado trámites para los estudios que quería llevar.

Afortunadamente para él, gracias a una amiga que lo orientó, pudo reunirse con el encargado del curso de Finance et comptabilité inforamatisée que ofrece el Cégep de Sherbrooke. El curso había iniciado en diciembre pero, luego de entrevistarse con el encargado y llevar documentación que acreditaba que Rodo tenía estudios de post grado relacionados al tema, le permitieron integrarse desde el 1ro de marzo.

Hace dos semanas culminó su curso y, aunque no fue fácil, logró ubicar una empresa en la que podrá hacer las prácticas que requiere para obtener su diploma. Tras ello espera conseguir trabajo relacionado con su reciente formación. Además, el curso que llevó le ha permitido obtener conocimientos que lo ayudarán a llevar a cabo su proyecto de pequeña empresa en un futuro.

Por mi lado, desde setiembre del año pasado estoy estudiando un “bac” en la Université de Sherbrooke. Estoy muy feliz con el programa que estoy siguiendo, es verdaderamente exigente pero yo siempre he disfrutado mucho de estudiar. La calidad de la educación, a mi parecer, es excelente. Espero pronto poder hacer un corto post sobre mi experiencia en la universidad.


Sobre el idioma, algo que les recomiendo mucho a quienes están en trámites para venir es que se preparen bien porque es una enorme ventaja llegar con un nivel alto de francés. A mí eso me permitió encontrar trabajo inmediato y a Rodo le permitió ser admitido en un programa de estudios y competir de igual a igual con el resto de estudiantes. Los trámites para obtener la residencia son largos, aprovechen ese tiempo para perfeccionar el francés, les dará la seguridad necesaria para emprender sus diferentes proyectos aquí.

Tanto tiempo ha pasado desde que posteé por última vez que hay muchísimo que contar. Pronto estaré poniendo un post sobre un excelente trabajo que ha conseguido Rodolfo (sí, uno a parte del que menciono en este post), y sobre lo mejor que nos ha ocurrido desde nuestra llegada a Sherbrooke.

Stay tuned


Share/Save/Bookmark

Última Parada: Sherbrooke

Creé este blog, principalmente, pensando en lo útiles que nos fueron los blogs de otras familias que, como nosotros, se aventuraron a iniciar una nueva vida en Quebec. Además, mantendrá informados a nuestros amigos y familiares en Perú de nuestro día a día y, espero, nos haga sentir más cerca de ellos.